viernes, 19 de diciembre de 2008

Workers Democracy Network: Una nueva manera de unir a la Clase Obrera

Desde nuestra fundación en 1999 nuestro propósito ha sido reunir a todos los trabajadores alrededor de sus intereses comunes en una red democrática. Sin democracia no podemos tener éxito. Por supuesto, muchos grupos dicen que desean unificar a la clase obrera. Pero Workers Democracy Network se diferencia marcadamente en sus métodos y organización de estos grupos. En otros grupos la toma de decisiones se concentra en un número muy pequeño de individuos - comité central o comité ejecutivo. La afiliación no tiene control sobre sus decisiones y el poder se preserva a través de votaciones de candidatos y de censos secretos de afiliados. A menudo, esos grupos imponen que los miembros con opiniones minoritarias deben ocultar sus opiniones y apoyar las mayoritarias. Finalmente, esos grupos están fundados con un programa detallado que incluye todo de la A a la Z. Tales organizaciones requieren miembros que estén de acuerdo con toda la plataforma. Pero puesto que los desacuerdos con una cierta parte del programa son comunes, las consecuencias son escisiones sin fin y grupos minúsculos disidentes. La carencia de democracia interna conduce a la carencia de verdadera unidad.

Nosotros somos algo diferente. Ésta es una red de aquellos que convengan en lo fundamental, no en el detalle. Todos estamos de acuerdo en la “declaración del acuerdo” (Statement of Agreement). Dentro de ese acuerdo en lo principal, podemos discrepar sobre todo lo demás y democráticamente decidir lo que tenemos que hacer. Igualmente importante, no hacemos residir todo el poder en un comité de dirección. El comité de dirección puede ser invalidado por la votación de los afiliados (aquellos que pagan las cuotas) - y de hecho esto ha sucedido ya. Ni siquiera las opiniones de la minoría tienen que ser suprimidas una vez que se vote. Nosotros reconocemos que los que se oponen a cierta acción pueden no desear participar en ella, pero pueden estar dispuestos a trabajar dentro de la red en otras campañas con las que están de acuerdo. De esta manera nosotros llegamos hasta tal grado de unidad como sea posible en cada momento, sin expulsar a los que discrepen.

La democracia conduce a la unidad. Al mismo tiempo, la democracia es la única garantía de que nuestra organización realmente representará los intereses de los trabajadores.