viernes, 12 de diciembre de 2008

BATALLAS EN GRECIA CONTRA LA REPRESIÓN Y EL GOBIERNO DERECHISTA


Pedro Echeverría V.

1. Grecia vivió hoy jueves el sexto día consecutivo de grandes protestas sociales, particularmente de jóvenes, en Atenas y otras localidades del país; son la respuesta de la gente más consciente y combativa por la muerte, el sábado pasado, de un joven de 15 años por un disparo de la policía en un barrio capitalino. Las luchas de los jóvenes griegos, así como las de los adolescentes y jóvenes franceses y chilenos hace dos años, parecen anunciar al mundo otros sujetos sociales revolucionarios que, así como las mujeres, los homosexuales y marginados y la llamada sociedad civil, empiezan a irrumpir en esta sociedad capitalista que aceleradamente se transforma para beneficio de grandes negocios transnacionales. El culpable de estas batallas no es el policía asesino, sino el gobierno democristiano de Konstantinos Karamanlis que por lo menos, desde 1974, está al servicio los intereses de los Estados Unidos.

2. ¿Quién no ha leído la bella historia de Grecia, sus leyes, sus filósofos, incluso de sus juegos olímpicos, en las escuelas del mundo occidental, en las mismas que nos han enseñado desde niños que es la madre de nuestra cultura? ¿De aquella “democracia clásica” en la que sólo tenía derecho a participar el diez por ciento de la población? Pues en la capital de aquel país, Atenas, se ha desatado una de las más grandes protestas contra el gobierno derechista democristiano de Karamanlis por las condiciones de pobreza de la población que parece no estar dispuesta a soportar más. Ese pobre país, que cinco siglos antes de nuestra era (en tiempos de Pericles) brilló en letras y artes con Esquilo, Sófocles, Aristófanes, Herodoto, es hoy uno de los más pobres de Europa. Basado esencialmente en la agricultura, agroindustria y turismo, vive la concentración de la riqueza en unas cuantas familias.

3. Durante todo el siglo XX Grecia la población ha luchado por salir de sus condiciones de pobreza y opresión, pero no ha podido dejar de vivir bajo gobiernos militares, dictatoriales y hasta bajo llamados gobiernos democráticos. Buscó anexarse Macedonia y Salónica al mismo tiempo que ha tenido dificultades con su vecina Turquía. Se ha encontrado con mucha inestabilidad política que ha favorecido a golpes de Estado militares. En la Segunda Guerra Mundial Grecia fue ocupada por fascistas italianos y hitlerianos alemanes. Terminada la guerra surgen períodos de gobierno liberales, por un lado, y derechistas, por otro; pero Grecia no logra ser un país que económica y políticamente pueda integrarse al nivel de los otros países de Europa. Quien fuera hace dos siglos y medio la maestra del mundo, ahora se encuentra estancada.

4. Grecia tiene apenas 11.5 millones de habitantes, frente a Alemania con 82.5, Francia (67.8), Reino Unido (61), Italia (58.2) y España (44.4), es claramente uno de los países más pequeños de Europa; sin embargo el número de habitantes no puede ser definitivo para el desarrollo o atraso económico de algún país. Suiza apenas tiene 7.6 millones y Luxemburgo apenas 480 mil. Lo que parece haber determinado las condiciones de pobreza o “atraso” (si se puede decir) del país de la Península de los Balcanes, son las funestas políticas trazadas por los militares y países acreedores, cuyo único interés a sido servir a los hombres más poderosos de la región, asociados con capitales transnacionales. El potencial prestigio histórico mundial como cuna de la civilización occidental, no parece haber servido de nada y Grecia, que no ha podido liberarse de sus funestos gobernantes, parece muy atrasada.

5. Por eso nos emociona, crea muchas esperanzas, que las batallas de los jóvenes en todo el mundo se acerquen a las grandes rebeliones contra la explotación, la miseria y la opresión de que son víctimas, así como ver a los jóvenes con el rostro cubierto, con las rudimentarias máscaras antigases, con las piedras y los palos en las manos para defenderse de la represión militar y policíaca, no queda más que recordar nuestra juventud cuando en algún lugar del mundo nos defendimos de la represión. Por eso da alegría cuando los periódicos nos informan que “en el municipio de Agios Dimitriu, al sur de Atenas, el ayuntamiento fue ocupado por los escolares y en el puerto de El Pireo, unos 500 escolares y profesores mantienen cerrada una avenida principal y la mitad de las escuelas están clausuradas u ocupadas y que la Unión de Maestros de Grecia (OLME) estimó hoy que cientos de centros escolares en todo el país se encuentran ocupados por los propios alumnos.

6. Estas protestas de las últimas cinco noches han sido las más fuertes de los últimos 20 años en Grecia; se informa que han dejado unos 70 heridos y cientos de negocios, edificios y autos destruidos, y pusieron en jaque al ya impopular gobierno conservador del primer ministro Costas Karamanlis. Las combativas protestas estallaron en la noche del sábado, luego de que un policía mató de un balazo al joven Alexandros Grigoropoulos, de 15 años, en Atenas. La violencia se extendió rápidamente a otras ciudades del país, e incluso traspasó Se informa que en Madrid y Barcelona, 11 personas fueron detenidas y varios policías resultaron heridos luego de que jóvenes atacaran un banco y una comisaría en repudio del crimen del joven griego, mientras que otros 32 personas fueron detenidas en Suecia. También hubo protestas de griegos en París, Berlín, Londres, Roma, La Haya, Moscú, Nueva York, Estambul y Chipre. En Grecia 565 negocios resultaron dañados.

7. En México los jóvenes universitarios también han salido a las calles en 1968, en 1986 y 1999. Sus batallas han sido muy importantes, pero parecen haberse encerrado en la UNAM y otros recintos de educación superior, a pesar de que marcharon en las más grandes plazas de la ciudad de México. Su radicalismo ha estado encerrado en la universidad y las demandas no han dejado de ser estudiantiles. Sin embargo ha surgido una juventud casi marginal, pobre y muy oprimida, que trabaja en las calles por obtener un ingreso y que sufre con enojo e ira la opresión económica y social. Pienso, siguiendo a Marcusse, Gorz y otros que escribieron en los años sesenta, que los jóvenes que han salida a las calles en Chile, Francia, EEUU y Grecia le están enseñando a los no tan jóvenes antiparlamentarios otro camino. Esos estallidos sociales serán cada vez más continuos porque el capitalismo, aunque aún es muy poderoso, comienza a agrietarse y la población busca aprovechar cualquier coyuntura que se le presente.